Woolfs de madrugadas


Una llamada a las 5:30 am
en la que nadie dice nada
digo "te amo, gracias por llamarme"
del otro lado hay alguien, lo sé

mis fotos con Víctor el poeta
en un sueño
enchaquetados por el mejor talabartero
bajando cerveza

ella al final de un pasillo
siempre esperando por mí
mis pies se mueven
no llego nunca

los perros blancos, pequeños
duermen enramados en mis pies
no podrían defenderme de nada
pero sueñan ser dragones plateados
los veo

1 comentario:

armonecoma dijo...

Soñaste que eras Charlie Kaufman