Bilbo, hobbit idiota



volvamos a ese entonces
cuando orbitábamos besos
alrededor de una muerte chiquitica

y nos lanzábamos en contra del otro
sin rompernos ni una sola culpa

y nos desvestíamos del pecho
cada uno de nuestros fantasmas