Axiomas fitness pericardiales



Alimentación correcta: En esta ciudad nadie vive la brisa: todo es sepulcro. Detrás del cerro siempre se cuelan los primeros hilos de sol. Detrás del cerro hay una cárcel de perros malos, de los que no supieron ser perros, allí con ellos está el sol. Está el sol y los cuece. Siempre quise ir a ese lugar detrás del cerro, siempre huele a parrilla, a carne achicharrada, a proteínas tristes. Sahumerio.


Ejercicio constante: Ya van varias veces que este lugar se nos ha hecho un regreso. Trampa semántica: Regreso. Trotar 25 minutos y dejar reposar los alientos. Adentrarnos en las cavidades del otro unas tres veces al día, sudarnos las carnes del otro, mirarnos los ojos del otro, las calmas, los tiempos. Repetir constantemente: La constancia, en cuanto arder y consumirse se refiere, deviene un cuerpo sano y longevo.


Chequeo periódico: Somos contorno. Fuimos contorno. Siempre volvemos. Siempre, como lunas de un mundo habitable, entramos en órbita. Es imposible no volver los dedos a esos cabellos, a esa piel de guayaba y mango: quieren siempre saber estas manos peregrinas que tu cuerpo está allí, a la distancia de un antebrazo. Somos el hombre de Vitruvio, nuestras dimensiones áureas son perfectas, sino precisas.

No hay comentarios: