Cuatro entradas a una arquitectura en espiral



La calma del desapego
La tranquilidad del cinismo
La levedad de ser una alimaña La libertad de ser un desastre.

1 comentario:

Susan Urich dijo...

Coño Juancho, estás creciendo beibi. Qué buenas esta y las entradas anteriores. Un beso.