Dudelí dudeló



Ahí está ella, fumándose mis poquedades
en una silla de mimbre rota en el patio

desde el mueble opuesto
mi sonrisa de media luna
es un lujo,
               una conducta Pavloviana


No somos más
que un juego de palabritas ordinarias
                                                        Buhoneras

en algún punto cálido del Trópico de Capricornio












No hay comentarios: