Nunca faltó una Ayala




Eres
la quintaesencia
de la intermitencia

lo sabes
y sonríes

mientras la filosa puerta corta tu silueta al tomar el ascensor



No hay comentarios: