Cuando le da por Mariana 17


"Ni se te ocurra enamorarte de mí"
-Mariana, en alguna conversación que tuvimos.





Ay Mariana
(por darle nomenclatura a tus mieles)

Fuíste todas las mujeres
que alguna vez amé
Las que me volvieron el pericardio un andén
de trenes cansados de contemplar la misma soledad
en cada estación de mis 3 A.M.

Y es que cuando te dá por Mariana
no existe Pizarnik
ni despedidas apresuradas a la puerta del edificio
ni Cortázar
ni autobuses llenos esperando por mí en la terminal
ni Rimbaud
ni vasos vacíos en la acera frente a tu casa
ni Szabó
ni el cacao de tus lenguas húmedas
ni Fito
ni el sabor alcalino de tu sexo
ni Sabina
ni parques atestados de besos
ni Guerra
ni tenencias que lamentar
ni Tribop
ni cada mensaje a 14 céntimos de Bolívar
ni Knife Party
ni los millones de Kb en conversaciones guardadas
ni Bunbury
ni tu emigración constante a algún país/ciudad/corazón al que no puedo llegar
ni Amos
ni la poesía imposible que me despierta cada viaje
ni Jonsi
ni Holguín, Caracas, Londres, Paris, Ámsterdam, Maracay, Nüremberg, Barquisimeto o Praga
ni culpas
ni euforias
ni cristales
ni Ausencias
ni Ausencias
ni Ausencias

no queda referencia alguna
más que la misma levedad del naufragio habitual

Que te siga dando por Mariana, mientras mi lápiz te lo permita.

No hay comentarios: