A ver si dejamos las pendejadas, querida



Esta memoria mancomunada
es una puerta que gira en ambos sentidos
y nos golpea por detrás

a ti, que vienes de entrada
y a mí, que salgo.