Por mencionar una dicotomía: El Río Lama

S. y M. C.C. Río Lama.



 Samuel me dice "Marico vamos, compramos unas birras, nos fumamos un cigarro y así le echamos un ojo al carro". Caminando, nos dimos cuenta de que ese pasillito desde el caney de empanadas, pasando por la tienda de revistas y esquivando al viejito en muletas que siempre dice "mijo, largaste algo" sentado en la esquina de la tienda de impresiones y diseño, esos 150 metros desde el Búnker hasta Sabor del Este comprenden una distancia kilométrica abismal. Mientras hablábamos de esto, se va alejando en fadeout la voz de Claudio, voz de Limpiacabezales:




Bésame que soy pendejo
Tu estarás con el hippie nuevo
Yo estaré pensando lejos 
Bésame, bésame








Y a los treinta-cuarenta segundos el tempo del aire se fue ralentizando hasta las cadencias de un vallenato Celedónico. El gocho y yo arrugamos la nariz y sacamos los siete bolos de polarcita que nos quedaban, prendimos un belmont coliao' y salimos de Sabor del Este, esa tagüara improvisada donde venden arepas y ponen mesas plásticas al frente del Burguer King, donde los fines de semana venden cachorros de cocker y golden retriever.



Yo bebí ajenjo en la pata del Moldava, Vin Rosé en las escaleras de La Defénse, me comí unos chocolates sentado en La Grand Place, me eché unos Gauloises en un cyber del hauptbahnhof de Nürenberg y eché cuentos en una arepera en Cándem Locke. Recostarse en un Lancer del 97 al frente de Los Leones, polarcita en mano y vicerroy en los labios sigue siendo mi deporte favorito. Ni en Praga ni en París ni en Barcelona ni en Buenos Aires: Barquisimeto lo tiene todo. Nuestro gentilicio sigue siendo "polimorfistas". Esta ciudad sigue siendo la mierda más arrecha que hay. Poseurs y wannabes de Cortázar y fito, vénganse pa cá pa que vean lo que es poesía.

2 comentarios:

Ernesto Caldarelli dijo...

Una sarta de guanabís hablando de instantes extraordinarios que vivieron en París, Rosario o el barrio de los marroquíes en españa, Bah!

Angélica dijo...

El Río Lama lo tiene todo.