Bastisobraba la noche, Ezequiel.




A Octubre


le debo el perdigón


que se detuvo en la encrucijada


miró los cortes, las esquinas


y suspendió los colores.