Es momento de bajar


la mortaja


La culpa se volvió


Nuestro malabar.



No hay comentarios: