Suspiro


Conozco a la poeta sentada

Capaz de estirar la mano

Atravesarme la piel, el músculo y el hueso

asirme del tuétano

y acercarme hacia sí

para hacerme entender

el Infinito que deviene

el lienzo detrás

del cierre de un pantalón.

---------------------------------------------------------
Tomado de "Autofantasmas: De hacer feliz a un antinfeliz y otras quimeras" De Juan Miguel Rojas.

2 comentarios:

LauraAve dijo...

Tambien conozco un poeta así.
Pero elijo tus palabras!

Juan, el de los planetas. dijo...

Bueno, las palabras, al igual que los necios, son de quien las encuentre.

Bienvenida Laura. Cómo conseguiste mi blog?