Caer: Ese bálsamo que llamamos vértigo




"El corazón de la locura" Salvador Dalí.





Pïenso que sueño en un lecho dormido

En fila india se amontonan

Los estribillos sibilantes

de mis horas más comunes.


Busco mojar mis demencias

Mis arquetipos primordiales

En cualquier compuesto esterilizante imbuirlos.



Descubro las esquinas rotas de un vacío en mi cabeza

Algo resuena y rebota contra el diseño de hueso:

¡Una roca! ¿Cómo llegó allí?

¿Qué embrujo malsano despertó su existencia?


Desespero, el cuarto reduce. No hay sombras que expliquen el espacio ahora

Un simple poeta, -un fingidor- postrado en un balcón.


La única opción loable es caer:

Ese bálsamo que llamamos vértigo.

--------------------------------------------------------------
Tomado de "Autofantasmas: De hacer feliz a un antinfeliz y otras quimeras" De Juan Miguel Rojas.


No hay comentarios: